El club de los mentirosos

El club de los mentirosos

El club de los mentirosos, de Mary Karr

Periférica & Errata naturae | 2017 | 520 páginas

#Autobiografía #Familia #Infancia

5/5

«Que me hubiera potado encima y nadie hiciera ningún comentario al respecto me hizo comprender que aquel era uno de los peores días de la vida de mi madre. Lecia la miraba a ella, que miraba un remedo empañado de carretera. Y eso es lo último que recuerdo antes del accidente: el pañuelo con el que mi hermana se tapó la nariz.

Entonces, por motivos que se me escapan, el choche dio un giro 360 grados sobre sí mismo. No sé si fue algo accidental o deliberado por parte de mamá.»

La tragicómica niñez de Mary en una localidad petrolera del este de Texas nos presenta a unos personajes tan singulares como divertidos: un padre bebedor, una hermana que con doce años le planta cara a un sheriff, una madre con un sinfín de matrimonios a sus espaldas —y cuyos secretos amenazan con destruirlos a todos—. Precisamente, será la madre, ese personaje maravilloso, quien se convertirá a lo largo del libro en la clave de esta gran historia, de esta novela autobiográfica e inolvidable.

Cuando se publicó por primera vez en Estados Unidos, El club de los mentirosos fue un éxito arrollador y elevó el arte de la narrativa memorialística a un nivel completamente nuevo. Fue recibido con entusiasmo por los lectores y la crítica, fascinados por este relato de una infancia de los años sesenta fuera de lo común, tremendamente conmovedor pero desprovisto de sentimentalismos.

Por casualidad, hace un par de años escogí La flor en una pequeña librería de barrio de Avilés (hoy ya desaparecida: ¡apoyad siempre a vuestras librerías independientes locales!). Me gustó la portada y la sinopsis me pareció interesante, pero cuando lo leí me quedé completamente fascinada. Esa forma de trasladar la inocencia de la infancia, esa mezcla de ternura y crudeza, ese sentido del humor que permeaba una historia que tenía tanto de trágica…

La flor fue mi introducción a Mary Karr, aunque en realidad es la segunda parte de su trilogía autobiográfica (la tercera parte, Iluminada, aún no la he leído, pero le tengo muchas ganas). El club de los mentirosos es la primera y más conocida, un retrato de su infancia en una desoladora localidad petrolera de Texas, en el seno de una familia con profundas fisuras.

Todo lo que me gustó de La flor está presente también en esta historia: la honestidad, el tono de tragicomedia, una voz crítica pero cargada de un profundo amor hacia su familia, y un retrato deslumbrante de la idiosincrasia de la América profunda en los años 60. El libro aborda episodios muy duros, desde agresiones sexuales a menores hasta casos de violencia doméstica. La tormentosa relación de sus padres y la frágil salud mental de su madre marcaron la infancia de Mary Karr; que, sin embargo, no estuvo exenta de ternura y de la libertad para ser y pensar diferente.

Quienes hayan explorado un poco esto blog sabrán que las memorias (o la autoficción, como en el caso de Annie Ernaux o de Miriam Toews) es uno de mis géneros favoritos. Cuando está bien abordado, cumple una función casi terapéutica no solo para el autor, sino también para el lector. En mi lista de lectura Esta, mi familia: memoria familiar con voz de mujer puedes descubrir más títulos que me parecen imprescindibles, todo ellos escritos por autoras. El club de los mentirosos está incluido, porque Mary Karr no podía estar ausente de una recopilación como esta.

 Te gustará si…

Quieres descubrir la que, para esta humilde bloguera, es el máximo exponente de la autobiografía.
¿Quieres leer la continuación de estas memorias? Te recomendamos...

Elena

Mis cosas: dramas de época 🎬, libros 📚, demasiado café ☕ y siestas que te dejan más cansadx que antes 😴.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *