Hamnet

Hamnet

Hamnet, de Maggie O'Farrell

Libros del Asteroide | 2021 | 350 páginas

#Histórica #Shakespeare #Hamlet

4/5

«Cuando se la apretó aquel día, el día en que lo conoció, sintió… ¿qué? Algo sin igual, algo desconocido hasta entonces. Algo que no se esperaba en la mano de un joven de la villa, un bachiller con estudios y botas limpias. Algo de gran alcance: de eso estaba segura; con muchas capas y estratos, como un paisaje. Vio espacios y vacíos, partes densas, cuevas subterráneas, elevaciones y depresiones. No le dio tiempo a entender la totalidad de aquello: era demasiado grande y complejo. Escapaba a su comprensión casi por completo. Sabía que había más de lo que podía asimilar, que era más grande que los dos juntos.»

Partiendo de la historia familiar de Shakespeare, Maggie O’Farrell transita entre la ficción y la realidad para trazar una hipnótica recreación del suceso que inspiró una de las obras literarias más famosas de todos los tiempos. La autora, lejos de fijarse únicamente en los acontecimientos conocidos, reivindica con ternura las inolvidables figuras que habitan en los márgenes de la historia y ahonda en las pequeñas grandes cuestiones de cualquier existencia: la vida familiar, el afecto, el dolor y la pérdida. El resultado es una prodigiosa novela que ha cosechado un enorme éxito internacional y confirma a O’Farrell como una de las voces más brillantes de la literatura inglesa actual.

Hamnet surge de un vacío en la historia que muchos estudiosos han intentado llenar con hipótesis y especulaciones, y que la escritora Maggie O’Farrell ha convertido en una tierna y profunda reflexión sobre el duelo y la creación literaria. El vacío del que hablamos es la vida y la muerte (a los 11 años de edad, por causas desconocidas) de Hamnet Shakespeare, hijo de William Shakespeare, y el impacto que pudo tener en la obra de su padre.

La novela se construye sobre la teoría de que la famosísima tragedia Hamlet fue inspirada por la pérdida del pequeño. Una teoría que, en realidad, nunca ha sido probada: la obra es una adaptación de la leyenda preexistente de Amleth, y la similitud entre los nombres podría ser solo una coincidencia. Pero esto carece de importancia. Hamnet no pretende ser un tratado histórico, y mezclando realidad y ficción en torno a esta interpretación la autora consigue construir una novela humana y evocadora que, con todas sus libertades, hace más por acercarnos a la misteriosa figura del Bardo que muchas biografías.

La trama sigue las vidas de la familia del escritor en la pequeña localidad de Stratford-upon-Avon, a finales del siglo XVI. Curiosamente, el propio Shakespeare es uno de los personajes más opacos del libro (nunca se menciona su nombre), y nos acercamos mucho más al punto de vista de su esposa, Anne Hathaway, aquí llamada Agnes. Un personaje fascinante, que transita casi por lo fantástico, y se niega a encajar en los moldes tradicionales y misóginos de la época. La historia de amor del matrimonio es conmovedora y, pese a las duras pruebas que deben superar, una cierra el libro convencido de lo sincero y profundo de su afecto mutuo. Una visión, por cierto, mucho más magnánima y empática con la relación entre ambos y en particular con la figura de Agnes de lo que el historicismo ha solido ser.

La maternidad, las limitaciones que imponen las obligaciones familiares y sociales, la pérdida o el poder sanador de la naturaleza, el arte y el amor son algunos de los temas que aparecen en Hamnet. A pesar de abordar la vida de una de las personas más célebres de la historia, la autora se centra en la intimidad doméstica y en las relaciones familiares de forma que construye un relato universal sobre el dolor de la pérdida.

En cuanto al estilo, Maggie O’Farrell utiliza un amago de pastiche del lenguaje en la época isabelina, sin llegar a resultar extemporáneo, e impregna de lirismo todas sus descripciones. Es evidente que ha realizado además una importante labor de documentación en torno a cómo se vivía entonces, con la que recrea al detalle su escenario histórico y nos ayuda a entender a través de objetos, tareas y costumbres las preocupaciones de los personajes.

Si tuviera que señalar una pega a esta obra, sería el ritmo. La novela es muy reflexiva y evocadora, pero reconozco que por momentos me ha resultado tan lenta que no era capaz de centrar mi atención. Eso sí, cuando te sumerges en la historia a cada párrafo encuentras algo —una línea especialmente poética, una evocación casi onírica de olores y paisajes, un sentimiento intenso descrito con maestría— que hace que la lectura te remueva por dentro.

 Te gustará si…

Si te gustan las novelas históricas que reimaginan sucesos reales y nos permiten abordar desde otra perspectiva la vida y la obra de personajes ilustres.
¿Quieres leer más ficción histórica inspirada en hechos reales? Te recomendamos...

Elena

Mis cosas: dramas de época 🎬, libros 📚, demasiado café ☕ y siestas que te dejan más cansadx que antes 😴.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *